viernes, 4 de enero de 2013

España hasta el 2032 no recuperará el nivel de bienestar de antes de la crisis

De esta manera es el pronóstico de la fundación Intermón Oxfam, dedicada a la lucha contra la pobreza, que lo elaboró en conjunto con Unicef, Médicos del Mundo y otras organizaciones internacionales. 

Se fundamento en un investigación comparativo de las políticas y la dinámica social que caracterizan al país ibero hogaño y -por otro lado- las decisiones que tomaban los gobiernos de América Latina , a medida que sus economías se deslizaban en dirección a una crisis en los años 1980, y sus consecuencias.
Las medidas aplicadas actualmente en España, aseguran los investigadores, son las mismas que generaron grandes bolsones de pobreza y abismales niveles de desigualdad en aquellos países. Y eso que el punto de partida es diferente. 
América Latina tardó 25 años en someter sus niveles de pobreza a los existentes en 1981, cuando comenzó la crisis. España tiene unas perspectivas semejantes, aunque en los próximos 10 años la situación social va a empeorar.
Tras cuatro años de crisis financiera, España ya encabeza el ranking de desigualdad social en la Unión Europea. Interiormente de una división, dos de cada cinco españoles serán pobres y el 20% de las personas más ricas en España tendrán ingresos 15 veces mayores que los del 20% más pobre.
Los autores del mensaje sugieren "reorientar las políticas y centrarlas en las personas", "poner los pies en el suelo y tomar medidas contundentes que nos definan como sociedad", mientras que califican el rumbo flagrante de "destrucción de las políticas sociales". "Las respuestas a las crisis son opciones políticas y España y la UE están tomando un camino inexacto", recalca la fundación.
El gobierno Rajoy es nefasto para los intereses del pueblo español. Pero su alternativa, un gobierno del PSOE, lo es igualmente. La diferencia entre PSOE y PP es que capacidad de disimulo y que el clientelismo del PSOE alcanza a capas sociales a las que el del PP no llega, como la de "los intelectuales" que se nutren de la SGAE.
Sólo una política de izquierdas de verdad puede sacar a España de su vertiginosa e imparable caída. Ni siquiera es necesario que la aplique un partido de izquierda que, por portento, alcanzase el poder. Bastaría con un Gobierno que pensase en España con cierto interés y aplicase políticas de resurrección social al estilo del New Deal norteamericano de Roosevelt.
Es el momento de un liderazgo musculoso. Y como éste ni está ni se lo calma, habrá de ser el propio pueblo español el que, haciendo caso omiso de la clase política con posibilidades de alcanzar el poder, aplique sus propias medidas de resurrección, aunque ello conduzca a poco parecido a una gran tinieblas de los muertos vivientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario