miércoles, 9 de enero de 2013

Trucos para disparar sin trípode y evitar las fotos movidas

Disparar sin trípode

Normalmente podemos hacer fotos sin muchos problemas y sin necesidad de usar un trípode. Sin embargo, en determinadas condiciones de luz o si usamos un tiempo de obturación bajo por algún motivo, es muy posible que echemos de menos la estabilidad que proporciona un trípode. En Photodoto nos ofrecen una serie de consejos para poder salir airoso de esas situaciones si no tenemos uno a mano. Tomad buena nota y os invitamos a aportar vuestros propios trucos en los comentarios.

Nuestro principal objetivo será intentar que la cámara esté todo lo firme que sea posible y reducir al máximo el movimiento. La idea es que cuanto menos nos movamos nosotros, menos se moverá nuestra cámara. Para lograrlo podemos apoyar nuestro peso en una pared, un árbol o una farola. Si no es posible, siempre podemos pegar nuestros brazos al cuerpo y abrir las piernas.  Si tenemos la oportunidad también podemos apoyar la cámara en una superficie plana y estable. Una mesa, una valla, una barandilla… sé original.

Prácticamente todas las cámaras actuales cuentan con una función de estabilización de imagen. A veces se activa desde el menú y otras veces hay un interruptor en el cuerpo de la cámara o del objetivo para apagarla y encenderla. Como ya sabéis, en el caso de Canon y Nikon el mecanimo de estabilización va en el cuerpo de la cámara, mientras que en el caso de otras marcas, como Pentax o Sony, la estabilización va en el sensor de imagen. Para el caso nos da lo mismo: si dispones de estabilización, úsala.

Al pulsar el botón del obturador transmitimos movimiento a la cámara. Para evitarlo, es recomendable usar el temporizador para retrasar el disparo un par de segundos. Es decir, nosotros pulsamos el botón y la cámara levanta el espejo, pero se toma un par de segundos antes de realizar el disparo en sí. Otra opción es usar un cable o un control remoto para disparar, pero personalmente creo que si no llevamos un trípode encima es poco probable que llevemos un disparador remoto.

Muchos fotógrafos también recomiendan tomar ejemplo de los francotiradores. Sí, no es broma. Básicamente lo que dicen es que enfoquemos, compongamos la foto y, antes de pulsar hasta el fondo el botón del obturador, tomemos aire y lo soltemos lentamente al mismo tiempo que pulsamos el botón. A mí esto no me ha funcionado demasiado bien, pero quizá vosotros tengáis más suerte.

Si todo lo anterior falla y sigues teniendo fotos borrosas o trepidadas, ha llegado el momento de usar medidas desesperadas: subir la sensibilidad ISO. Ya sé que el consejo habitual es mantenerla siempre lo más baja que te permita tu cámara (80 o 100 habitualmente), pero no pasa nada por subirla a 400. Tendremos más ruido, pero podremos disparar usando velocidad de obturación mayores y evitando por tanto que nuestras fotos salgan movidas. Además, muchas cámaras incluyen opciones de reducción de ruido y siempre podemos eliminarlo posteriormente en la edición.

Vía | Photodoto.com

Foto | polmuadi

Fuente: Fotografia.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario