miércoles, 9 de enero de 2013

Un estupido guru indio ve parte de culpa en la joven victima de la violacion


Un conocido gurú hindu de India desató hoy una ola de indignación en el país al señalar que la joven víctima de una brutal violación en grupo en un autobús en Nueva Delhi, a consecuencia de la que murió, tuvo parte de culpa de lo sucedido.
Si hubiera invocado el nombre de dios, si los hubiera llamado (a los atacantes) mis hermanos, si hubiera tomado sus manos y pies y hubiera dicho, soy una mujer desamparada y ustedes son mis hermanos de religión, entonces no hubiera ocurrido nada", dijo en una grabación de video Asaram Bapu, un clérigo que tiene un número considerable de seguidores en el norte de India.
Además Bapu dice que la joven tenía que haber esperado el autobús con más gente. "Si hubiera tomado el saraswati mantra guru diksha (una iniciación en el hinduismo) nunca hubiera entrado en el autobús tras ver una película con su novio", dice en le video de su sermón colgado en la web de su organización.

El diario "The Hindu" critica hoy las declaraciones del gurú como sexistas y asegura que son especialmente bochornosas por venir precisamente de un líder espiritual "a quien muchos en India y en el extranjero consideran un ejemplo".

El "Hindustan Times" tildó las declaraciones de "bizarras" y considera que aumentan aún más la infamia del crimen.

Sin embargo, el portavoz del clérigo Neelam Dubey salió a paso de las acusaciones alegando que sus palabras se sacaron de contexto y aseguró que nunca culpó a la víctima, "sólo dijo que era responsable en un 0,1 por ciento de lo ocurrido al subir a aquel autobús".
¿Por qué debería disculparse? Todo lo que estaba diciendo es que si se toma el mantra sagrado y se canta en momentos de peligro, él te protegerá. Ella podría haber encontrado alguna vía diplomática para salir de la situación".

La estudiante de 23 años fue retenida el 16 de diciembre en un autobús en marcha y violada y torturada por seis hombres. Murió casi dos semanas después a consecuencia de las heridas sufridas. Cinco de los atacantes han sido acusados de asesinato y podrían ser condenados a pena de muerte y en el caso del sexto se está comprobando que es menor de edad, cómo él asegura.

Lo ocurrido desató fuertes protestas en India exigiendo más seguridad para las mujeres y leyes más estrictas contra los crímenes sexuales.
Justo un día después de que cinco de los seis acusados se sentaran por primera vez en el banquillo para enfrentarse formalmente a una larga lista de cargos en su contra , aumenta y no cesa la ola de indignación que envuelve a la India por la violación masiva y posterior muerte de una joven estudiante.
El malestar entre la población se debe también a la decisión de última hora de la magistrada que lleva el caso, Namrita Aggarwal, de celebrar el juicio a puerta cerrada tras la masiva asistencia de público y el abucheo de un grupo de abogados contra el colega que se presentó como defensa de los acusados. La misma juez emitió a continuación una orden -que a su vez ya ha sido denunciada a otro juzgado- en la que prohíbe imprimir o publicar información sobre lo que suceda en las vistas orales, especialmente a los medios de comunicación.

Polémicas declaraciones

Por si hubiera poco revuelo, ayer lunes tomó la palabra un gurú poco conocido, de nombre Asaram Bapu, que proclamó a los cuatro vientos que "la víctima era tan culpable como los violadores".
En su opinión, debía de haber sido ella [la víctima] quien tendría que haberles pedido a los agresores que se detuvieran antes de llevar a cabo el macabro suceso rogándoles misericordia.
Incluso se animó a denunciar -verbalmente-, la campaña contra los hombres que, según él, se ha apoderado de Nueva Delhi tras la violación y asesinato de la joven de 23 años el pasado 16 de diciembre en la capital.
Las palabras del gurú provocaron un aluvión de enfurecidas reacciones entre diferentes instituciones y voces representativas del subcontinente, que exigieron a los líderes religiosos y/o políticos rendir cuentas por sus declaraciones independientemente de su condición.

Jyoti Singh Pandey

Por otra parte, y tras el enredo de informaciones que anunciaban y desmentían a partes iguales el nombre real de la víctima (que un tabloide británico había publicado el pasado fin de semana como Jyoti Singh Pandey), el 'Times of India' anuncia en su edición de hoy que el padre de la joven asesinada no se molestará si sale a la luz el nombre de su hija: "No tengo ningún problema si su nombre se da a conocer. He dado mi autorización para que su nombre se haga público".
La familia se había manifestado anteriormente contenta ante la posible existencia de unas nuevas y estrictas leyes en materia de agresión sexual que llevarían el nombre de la estudiante.
"Está bien si la gente conoce su nombre. Mi hija sufrió mucho y luchó con valentía", añadió el padre.
Cabe recordar que el otro agredido (que acompañaba a la joven violada en un autobús) dijo que la víctima pidió que quemasen a los culpables, "y ahora puede ser un modelo a seguir", zanjaba.



No hay comentarios:

Publicar un comentario