viernes, 8 de febrero de 2013

"Larga Vida al Rey" Ricardo III descansaba en un estacionamiento

Tras realizar un análisis de ADN, un equipo de arqueólogos de la Universidad de Leicester confirmó hoy que los restos hallados debajo de una playa de estacionamiento en Leicester, Inglaterra, pertenecen al rey Ricardo III, el último integrante de la dinastía Plantagenet quien falleció en 1485.


El material genético tomado del fémur y dentadura de Ricardo III fue comparado con aquel de Michael Ibsen, descendiente de la hermana del rey, Ana de York, y de otro descendiente anónimo. Los resultados del estudio mostraron coincidencia entre ambos.


Richard Buckley, responsable del equipo que llevó a cabo la excavación, afirmó hoy que los huesos son "más allá de cualquier duda" los del monarca que reinó por 26 meses entre 1483 y 1485.



Además, apuntó que las diez heridas que presentaba el esqueleto y la columna con una curvatura ya adelantaban que se podría tratar del rey –aún antes del examen de ADN–, ya que estas características son consistentes con las descripciones disponibles del último Plantagenet y último monarca de la casa de York.


Según los especialistas, algunas de las heridas de Ricardo III fueron mortales y recibidas durante la batalla de Bosworth Field, donde falleció a los 32 años. Otras fueron infligidas posmórtem, como una forma de humillación.


El lugar donde fue hallado el esqueleto, que se encontraba bien conservado y casi completo, era la zona donde se encontraba la iglesia de GreyFriars, donde fue enterrado el monarca luego de su muerte. El edificio fue destruido en 1538.


Ricardo III fue un monarca controversial en Inglaterra. Hijo del tercer duque de York, nació el 2 de octubre de 1452. Fue nombrado duque de Gloucester en 1483 y, tras la muerte de su hermano Eduardo IV, se convirtió en el protector de sus hijos.


Antes de que el mayor, Eduardo V, de 12 años, pudiera asumir el trono, el matrimonio de su padre con Elizabeth Woodville fue declarado nulo, lo que imposibilitó que Eduardo V se coronara rey.


De esa forma, Ricardo III asumió como rey de los ingleses y los dos hijos de su hermano, en principio herederos del trono, no fueron vistos en público desde la coronación de su tío. Esto despuntó varias acusaciones contra el rey por parte de sus detractores acerca de que habría asesinado a sus jóvenes sobrinos, de 12 y 9 años, para librarse de rivales en la sucesión al trono.


Infobae.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario